Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Festivales
Publicado el 25/09/2003

Jornada latina con "O caminho das nuvens" y "Ojos que no ven"

Mientras los focos se dirigían este martes principalmente sobre el segundo receptor del Premio Donostia, Sean Penn, el Festival de San Sebastián programaba en Sección Oficial una jornada latinoamericana, con las cintas del peruano Francisco Lombardi "Ojos que no ven" y del brasileiro Vicente Amorim "O caminho das nuvens". La primera dividió las opiniones, mientras que la segunda logró un mayor consenso favorable, a pesar de su a veces incómoda realización (cámara en mano, abusivos primeros planos, movimientos forzados...). Ambas se basan en hechos reales, o -mejor- beben de acontecimientos luego dramatizados por sus respectivos cineastas.

"Ojos que no ven" parte de los famosos "Vladivideos", las grabaciones de las reuniones del asesor presidencial de Fujimori Vladimiro Montesinos con miembros de la judicatura, las fuerzas armadas, el parlamento y otros centros de poder, en las que los maletines repletos de dólares cambiaban de manos. Lombardi cuenta seis historias de personajes que se ven afectados por la crisis política generada por la difusión de los vídeos, las cuales -afirma- "se desarrollan en una sociedad presa de un gran deterioro moral y cargada de una corrupción sin precedentes internacionales". Sin embargo, matiza el realizador peruano que no cree haber hecho un film político, ya que partiendo del hecho real el guión crea personajes ficticios situados en un determinado contexto, cuyas historias tienen en común este ambiente de corrupción.

"En Perú -añade Lombardi, que estaba acompañado por varios de sus actores- todos sabíamos lo que pasaba pero nos hacíamos los distraídos. Nuestra actitud general era no mirar. Todos sabíamos que había un manejo autoritario, que los militares eran el gran sostén de Fujimori, que había una estrecha relación entre el gobierno y el poder judicial, y que Montesinos hacía y deshacía en el país. De pronto, aparecieron los videos y nos mostraron que de lo que todos sabíamos existía la contundente e irrefutable prueba de los vídeos". El autor de "Pantaleón y las visitadoras" y "No se lo digas a nadie" cree que esa pasividad de los peruanos estaría detrás de la falta de éxito comercial de su film, que protagonizan entre otros Gianfranco Brero, Gustavo Bueno, Patricia Pereyra, Paul Vega, y Tatiana Astengo, en Perú.

Por su parte, Vicente Amorim ha traído al festival donostiarra su opera prima, que narra la odisea viajera para buscar trabajo de una pareja y sus cinco hijos, a lo largo de más de 3.000 kilómetros, hasta Sao Paulo... en bicicleta. Amorim, hijo de un ministro del gobierno Lula, proveniente de la publicidad y los video-clips, leyó este hecho real en los diarios y lo usó para recrearlo en forma de una "road-movie" (o también "bici-movie") que retrata el Brasil profundo. Ominipresentes en el metraje, las canciones de Roberto Carlos, interpretadas por él mismo y por los protagonistas de la historia. "Son el paradigma de la música brasileña -dice Amorim- y hablan de lo que son los temas esenciales del film: fe, amor, esperanza y alegría".

"OJOS QUE NO VEN", de Francisco J. Lombardi (Perú/España)

Seis historias con el trasfondo del escándalo de los vídeos de Montesinos en septiembre de 2000 dan forma la última película de Lombardi, todo un habitual de este Festival y uno de los directores más premiados en su historia. A estas alturas nadie va a descubrir el talento narrativo del director peruano, ni su estilo clásico en la planificación de las escenas, ni su preciso sentido del ritmo esta vez al servicio de un guión hábilmente escrito por Giovanna Pollarolo, en el que los saltos de personaje a personaje y de historia a historia se suceden sin cesar. La guionista recurre de forma astuta a eficaces trucos narrativos mostrando poco a poco sus cartas, de forma que el espectador pueda llegar a predecir lo que va a ocurrir, convirtiéndolo en cierta manera en su cómplice y logrando así su atención. A pesar del pesimismo del mensaje de la película, ésta resulta demasiado fría, da la impresión de que la perfección mecánica de la construcción del guión y de la labor de dirección no dejan aflorar la emoción. Película coral con más de una veintena de personajes, consigue que todas las interpretaciones rayen a gran altura.

"O CAMINHO DAS NUVENS", de Vicente Amorim (Brasil)

Repescada de la sección paralela Zabaltegi, “O Caminho das Nuvens” ha sido la segunda película presentada en la Sección Oficial en esta jornada íntegramente dedicada al cine de origen sudamericano. El film cuenta el viaje en bicicleta a lo largo de 3000 kilometros de una familia humilde en busca de un trabajo digno en el que se encuentran solidaridad, indiferencia, madurez, algún “milagro” y siempre la música de Roberto Carlos para alegrar las penas y olvidar los problemas matrimoniales y paterno filiales. Sin embargo el hecho de que no se observe ninguna evolución en esos problemas y el que continuamente se gire sobre los temas acaba por convertir la película en demasiado reiterativa. Tampoco ayuda la puesta en imágenes de Amorim, cuya cámara acaba incomodando al espectador con agresivos primeros planos y desaforados movimientos.

Noticine.com




© FOTOGRAMA.com