Secciones
 HomePage
 Estrenos
 Especiales
 Recomendadas
 Reviews
 Actualidad
 Festivales
 Perras de Película
 Potros de Película
 Estrenos en video
 Estrenos en DVD
 Yo Actor
 Yo Director
 Staff
 Servicios
 Suscripción
 Contactate
 Downloads
 Wallpapers





Actualidad
Publicado el 05/02/2003

La crudeza de Nueva York

El director retoma el crimen y la violencia de su ciudad natal en "Gangs of New York".


Durante décadas, el nombre de Nueva York fue sinónimo de crimen y violencia, una urbe donde no existen las reglas y la ley de la calle es la que se impone. Esto pertenece en parte al pasado, sin embargo, el cineasta Martin Scorsese decidió revivirlo en su filme "Pandillas de Nueva York".

Basada en el libro del mismo nombre de Herbert Asbury, publicado en 1927, la película está protagonizada por Daniel Day-Lewis, Leonardo DiCaprio, Cameron Diaz y Liam Neeson.

"Lo primero que me intrigó del libro fue su título", recordó Scorsese, y agregó: "Comencé a leerlo y no pude parar. Lo terminé en una noche. Me pareció que podría ser la base de un filme fantástico. Desde entonces estoy obsesionado con esta historia".

Tres décadas después de haber leído el libro por primera vez, el famoso cineasta estrenó finalmente su muy deseado filme hace dos días, unos 12 meses más tarde de su fecha de estreno original.

El filme trata sobre las pandillas que dominaban el barrio de "las cinco puntas" de Manhattan, antes de que estallara la Guerra Civil estadounidense. "Lo que me atrajo fue su familiaridad, se trata del lugar donde crecí", afirmó Scorsese.

"Las mismas calles tienen su propia historia. Yo empecé a escuchar las historias y leyendas sobre mi barrio cuando tenía 8 ó 9 años, de la boca de los curas y las monjas irlandesas que nos enseñaban a los niños italianos en la escuela primaria de la iglesia de San Patricio", recordó el cineasta.

Mientras las monjas le enseñaban historia, su padre le contaba las leyendas sobre las pandillas del siglo XIX que dominaban las calles de la ciudad a punta de cuchillo.

En su libro, Herbert Asbury acentúa la violencia del submundo de Nueva York con cierto humor, que por momentos parece caricaturesco pero que no pierde su sentido irónico.

Realizar un filme histórico que cubra casi un siglo completo e incluya decenas de personajes no fue tarea fácil para Scorsese. Para lograr su cometido, el director se limitó a un corto período que culminó con las protestas de 1863, cuando la agrupación racista Nativistas tomó las calles en respuesta a las leyes de reclutamiento para la Guerra Civil.

Los manifestantes quemaron más de 300 edificios, incluyendo un asilo de huérfanos, donde mataron a golpes a una niña que se había escondido debajo de su cama, y saquearon estaciones de policía y mansiones.

Scorsese cuenta su historia sobre este difícil período histórico mediante el romance entre dos personas: Amsterdam Vallon (DiCaprio), líder de la pandilla Dead Rabbits, y Jennie Everdeane (Diaz), una ladronzuela que aspira a incorporarse a la alta sociedad.

El papel del villano está a cargo de Daniel Day-Lewis, quien interpreta a Bill Cutting (apodado "el carnicero"), líder de la violenta pandilla Nativista. Este personaje está basado en un hombre real, Bill Poole, líder de una pandilla diferente.

"Muchas de estas pandillas estaban relacionadas con grupos de extrema derecha que se oponían a la llegada de los inmigrantes, particularmente de los irlandeses", explicó Scorsese.

"Los inmigrantes y los ex esclavos amenazaban con usurpar el mercado laboral, aceptando trabajos por menores salarios -agregó-. El filme muestra la imagen de una ciudad que está al borde de la explosión, en el contexto de un país que está en explosión. Finalmente, todos salen a las calles a pelear y ver quién se impone".

Asimismo, siguió: "Este es el marco de lo que aún ocurre hoy en día, con las rivalidades entre las nuevas olas de inmigrantes y los grupos más asimilados. Este es el espíritu de la ciudad y su lucha por la supervivencia".

"Se trata de la lucha por la libertad, en un ambiente donde se encuentran diferentes razas, colores y credos. Es el gran experimento que es este país y gran parte de eso ocurre en Nueva York", concluyó Scorsese.




© FOTOGRAMA.com